COMUNICACIÓN DIGITAL. Asignatura pendiente en la empresa del siglo XXI

Publicada en Publicada en Blog

2018 © Juanca Romero Hasmen
Consultor en Comunicación, Oratoria y Gestión del Talento

 

Uno de los males que azotan a la sociedad del siglo XXI, es la desconexión que existe entre el mensaje emitido y la incapacidad para descifrarlo de forma adecuada. En aparente contradicción la era digital, nutrida por una capacidad informativa sin límites, es también la peor informada. El exceso de fuentes de información, y el descontrol en los filtros de calidad y veracidad de dicha información, provoca que las mentiras se entremezclen con las verdades para hacer de este mejunje un dossier de verdades absolutas. La frase resumen podría ser la siguiente: “¡Es verdad!, lo he leído en Internet”.

Cuando estos niveles de desconexión se establecen dentro de la empresa, el problema se convierte en estructural. En la planificación, se deben tenerse en cuenta parámetros relacionados con los nichos de talento, tejido en la comunicación interna, planes estratégicos, transformación digital, rejillas en comunicación digital, balcones en Redes Sociales, herramientas orgánicas 3.0, y otras pautas de actuación. Únicamente una empresa capacitada y adaptada a la era de la comunicación digital, podrá afrontar los estándares que se imponen para los próximos 5 años.

Son las Pymes las que están teniendo verdaderos problemas para encajar en el puzle de la comunicación digital. En España, un *89,1% de las pequeñas y medianas empresas, no están provistas de planes estratégicos referidos a procesos de digitalización, y tan solo el *17,8% invierte de forma adecuada en esta área. El principal error radica en no asumir que las plataformas digitales suponen un inmejorable escaparate para su negocio, considerando las inversiones en el sector digital como algo residual.

“Una empresa con página Web, no es una empresa digitalizada”

 

Trasformación digital

Este es un término creado en el Center for Digital Business del MIT en 2011. La transformación digital se sostiene en el uso de la tecnología, aunque su orientación apunta a mejorar el rendimiento y el alcance de las empresas, fijando como meta final un cambio en la cultura de los negocios. Se hace necesario partir de una premisa; una empresa además de digitalizarse, debe asumir una transformación cultural, para ver aumentados sus ingresos, márgenes y valor social.

La transformación digital bien estructurada en una empresa debe tener prevista una buena estrategia, clasificando las posibles amenazas y el amplio abanico de oportunidades que se presenta ante ella. Las enormes posibilidades que se abren a través del marketing digital, se convierten en uno de los grandes pilares de la empresa digitalmente preparada. El número de visitas recibidas en los diferentes soportes digitales de una empresa, debe aspirar a convertirse en clientes potenciales, satisfechos y fieles. El aprovechamiento de los datos obtenidos de la información con la que se trabaja a diario, es sin duda una de las herramientas más poderosas con las que cuenta una empresa.

Redes Sociales, un primer paso

No hay que estar presente en Facebook o Twitter por el mero hecho de estar. Tampoco tiene sentido que una empresa aparezca listada en Snapchat, Tuenti o Badoo. La presencia en Redes Sociales se debe consolidar posteriormente a la planificación y segmentación de la imagen que la empresa desea proyectar a potenciales clientes. La página Web, sirve como tarjeta de visita, algo así como la “dirección postal” en la que vives, pero la ventana de las RR.SS. es la que te permitirá como empresa asomarte al mundo minuto a minuto, y lo que es mucho más importante, la ventana por la que el mundo se asomará a tu empresa de forma continuada. Por este motivo, el primer paso que debe dar una empresa es trazar la hoja de ruta para aumentar los índices de efectividad en la comunicación digital. No basta solamente con compartir artículos de prensa, poner alguna fotito o listar los servicios que ofrece como entidad. La empresa debe establecer de forma estructural, un departamento externo que funcione como observatorio permanente de cada uno de los vértices públicos en todo lo referido a la forma de “venderse” a la sociedad. El primer paso que debe dar una empresa que inicia la travesía digital, es contratar los servicios de un asesor digital especializado en comunicación. Los resultados son visibles a medio plazo, siendo evidentes las mejoras en los primeros meses tras su puesta en marcha.

En próximas entregas, y en este mismo blog, iré dando algunas claves referidas a este interesante y necesario asunto. Si usted tiene una empresa y desea información ampliada, recomiendo ponerse en contacto con el servicio de asesoramiento de ComunicaTe S.I. (www.comunicateintegral.com).

 

(*) Sondeo realizado por ComunicaTe S.I. en septiembre de 2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *